9/8/17

SI HUBIERA ESPINAS





SI HUBIERA ESPINAS
V.C. Andrews | Drama | 416 páginas | Año 1981 | 3/5
PUNTUACIÓN: ★★★☆☆ 
3/5

Chris y Cathy siempre han intentado proteger a sus hijos del doloroso secreto familiar. Se han entregado en cuerpo y alma para que Jory, Bart y la pequeña Cindy tuvieran la infancia feliz que a ellos una vez les fue arrebatada. Sin embargo, y a pesar de todos los esfuerzos, jamás conseguirán escapar de sus propios fantasmas.

Tercer tomo de la serie Dollanganger en el que nos encontramos con los protagonistas de las novelas anteriores ya adultos.

Cabe destacar que en este libro la narración de los sucesos pasa de Cathy a los hijos de ésta, Jory y Bart, cuyas personalidades son muy diferentes.

Por un lado encontramos a Jory, el hijo mayor y prácticamente perfecto al que todos alaban. Bart, en cambio, es un niño muy inseguro y muy travieso que asusta con sus actos a los que le rodean a la par que le preocupan, es un tanto oscuro y, bajo mi punto de vista, a parte de los celos algún trastorno psicológico se esconde en su cabeza (esto son suposiciones).

Los capítulos entremezclan la visión de Jory y de Bart cuando una nueva vecina se muda en la antigua casa contigua a la de la familia. Además, los antiguos fantasmas del pasado empiezan a salir a la superficie, creando situaciones tensas.

En cuanto a Cathy y Chris, intentan esconder su secreto a pesar de todo, cosa que empieza a afectar a Cathy ya que el trauma de las vivencias pasadas le acechan, mostrando en ella una pequeña sombra de lo que era su madre.

Personalmente, de los tres libros que he leído hasta ahora de la serie es el que más me ha costado terminar, me ha parecido tedioso en algunas partes, sobretodo en la narración de Bart que, si es cierto que plasma a la perfección el trauma del pequeño  dejando ver que no tiene muy claro que está pasando a su alrededor, creo que la autora ha querido mostrar a este personaje como demasiado perverso.

Por otro lado también en cierto que la forma de narrar de la autora no es al 100% De mi agrado ya que me parece en ocasiones muy "cursi" o sobrecargado para decir ciertas cosas, como muy edulcorado (en verdad no se como explicarlo, pero para que os hagáis una idea, me encanta la forma de narrar de Bukosky, claro y directo y esta mujer creo que hace totalmente lo contrario), que en ocasiones me ha llegado a aburrir.

No obstante, cuando pasas de la mitad del libro la trama se pone muy interesante e inquietante. Por ejemplo, a mi me ha servido para reforzar mi desagrado por la protagonista Cathy y poder adentrarme en la mente de un niño que no se siente del todo querido.

Algo que me ha llamado la atención es comprobar como la visión de algunos personajes, y parece ser que la razón de todo, es una ideología muy religiosa dónde la mujer es el mal de todo y la belleza su arma.  Quiero pensar que la autora hace una critica a las personas tan cerradas de mente  y obsesionadas por unos dogmas que utilizan a su propio beneficio.

No se si seguiré en un futuro próximo con la saga, ya que me ha saturado, aunque se que si la terminaré en algún momento pues es una saga que, aunque cueste leerla, quieres saber de los personajes, de que pasa con ellos, de si la vida les va a sonreír o seguirán en un campo lleno de espinas.

Por todo ello, creo que es una buena novela para las personas que les gusta el drama con pinceladas de misterios, pues es algo que esta novela tiene a partes iguales.

Alguna vez se puede confiar en unos pocos, y casi siempre, en nadie. Considerate afortunado si puedes confiar en uno solo, pero siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario